Dia del turismo responsable

El Día Mundial del Turismo Responsable se celebra el día 2 de junio, desde el año 2007. La designación de este día la realizó la «Coalition Internationale pour un Tourisme Responsable», una agrupación de más de 300 asociaciones y profesionales del turismo de todo el mundo que abogan por un modelo de turismo más consciente.

      Viajamos para desconectarnos de nuestro día a día buscando nuevas aventuras y experiencias, pero no siempre somos conscientes del impacto ambiental que creamos en algo tan simple como tomar un avión.

Existe una diferencia entre Turismo Responsable y Sustentable, responsable sería visitar siempre comprometidos con el entorno que visitamos especialmente si es un lugar ecoturístico, teniendo en cuenta que nuestra visita genera un impacto ambiental, social y económico asumiendo y exigiendo responsabilidades que conlleva.

Turismo Sustentable es un equilibrio de necesidades/deseos y la conservación del lugar que elegimos visitar, teniendo en cuenta que lo importante es la armonía. La responsabilidad en el viaje lleva a la sustentabilidad del mismo.

Como vemos desde hace unos años, el cambio climático no es cosa de juego, cada día hay un deterioro mayor en nuestras zonas naturales y el visitarlos requiere ser consciente del daño que podemos hacer, basta sólo con ver la arena en las playas llenas de basura que perjudican al medio ambiente y a las personas de la localidad.

      Existen sellos y certificados de turismo responsable, reconocidos a nivel internacional, como son el Bioherme Responsable Turismo o el Green Destinarios, que pueden ayudarnos a elegir nuestro lugar de destino.

Y si te estás preguntando ¿Cómo puedo viajar siendo un turista responsable? es sencillo, piensa en el destino y los beneficios que podemos aportar, podemos buscar en internet datos sobre el lugar encontrando maneras de reducir nuestra huella de carbono en el viaje. Respetar las zonas arqueológicas y naturales que recorremos no tomando objetos o flora/fauna o incluso introduciendo especies no edénicas al lugar, cumpliendo señalizaciones e instrucciones del lugar (no acampar, no fogatas, no salir del camino…), disfrutando de la gastronomía local o sus artesanías, generando el mínimo de residuos, recomendando, etcétera.

  En resumen, es un compromiso con el entorno que visitas, asumiendo el impacto que generamos al estar ahí siempre enfocándonos en que sea positivo.

arrollo profesional.

Deja un comentario